el sure...

el sure...

anexo I

El ruido despoja las viejas calles.
Los pasos enormes y arrastrados no cesan.
La multitud avanza lenta.

Tras estos evoques de sensaciones me queda el aliento desgastado de tanto gritar a la deriva, la oscuridad enceguece mis sentidos convirtiéndolos tan sólo en el polvo de tus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario