el sure...

el sure...

bandejón central

Pero a cada respiración le entraba un contento, por fin sin palabras, sin nada que ver con el territorio. No importaba hasta cuando, cada inspiración en el aire frío del mundo se reconciliaba con él, como ya había ocurrido una que otra vez en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario